Blog

¿Debería Votar Este Año?

¿Debería yo votar este año? ¿Para qué votar, si no hará ninguna diferencia? Estas son algunas de las preguntas que he escuchado de la comunidad. Muchos se han estado preguntando cual es el valor de nuestro voto, si seguimos eligiendo funcionarios políticos quienes nunca cumplen con sus promesas. Estas son preguntas válidas, las cuales se merecen respuesta.

Para ser honesto, yo mismo me he preguntando lo mismo. Estoy súper enojado con la falta de cumplimiento de promesas, por parte de nuestros representantes electos. Las opciones para candidatos son casi siempre pésimas. Me parece que la mayoría de las veces nuestro sistema electoral sirve más para elegir el candidato menos peor, en vez de el mejor. Hasta erróneamente he pensado no votar este año.

Digo erróneamente, porque sé que el voto es una de las herramientas mas importantes que tenemos para decidir la dirección que caminamos como país. Por medio del voto, podemos ejercer nuestro poder comunitario para influir a los candidatos, para ganar legislación que represente nuestros intereses. El hecho de no votar es igual a decir “no me importa mi comunidad. Soy tan vago que prefiero quejarme y no hacer nada”. El decir “no votaré” es lo mismo que decir, “no me importa que mis hijos no tienen suficientes maestros bilingües en sus escuelas y no me importa que mi pareja o padre no tenga una licencia de conducir”.

El derecho al voto para personas de color, fue algo ganado con el sudor y la sangre de los Afroamericanos. Desde el inicio de este país, se les ha negado el derecho al voto. Pero, en vez de aceptar esa situación, los Afroamericanos pelearon, para cambiar esto. Si no fuera por los Afroamericanos, nosotros los Latinos tampoco pudiéramos votar. Si no voto, estaría diciendo que soy un mal agradecido a quien no le importa que el sacrificio de ellos aseguró que yo tenga una voz.

El voto de las personas de color es tan importante, que en muchos estados con asambleas estatales mayormente conservadoras, se han aprobado leyes para quitarnos ese derecho.

El ser una mujer y no votar es lo mismo que escupir en la cara del movimiento feminista, el cual luchó para asegurar que las mujeres sean tratadas igual a los hombres. Si no fuera por la valentía de esas héroes, el género femenino no tendría la voz electoral para decidir su propios destino. Ahora hay la posibilidad de una mujer quizás aspirar a llegar a ser presidenta. Según muchas proyecciones, el voto femenino será decisivo este año.

La razón que nuestro voto no ha logrado lo suficiente es por un mal entendimiento sobre como funciona el poder político y como lo podemos influir. Seamos realistas, los funcionarios políticos no votan con sus corazones ni por conciencia. Las cifras son lo que les importa.

¿Cuánta gente votó en la última elección? ¿Cuánta gente de cada raza, género, y nivel económico votó? ¿Cuántos votos me pueden negar y cuantos puedo ganar?

Si queremos tener mas poder político, tenemos que registrar mas votantes, dejar atrás nuestra apatía, y votar. Tenemos que mostrarles a los funcionarios electos cuantos votantes representamos y como les podemos negar el voto si no nos dan lo que queremos. Tenemos que escoger nuestros propios candidatos quienes representan nuestros valores y quienes pueden cambiar el ambiente político a nuestro favor. Solo, cuando mostremos nuestro poder comunitario podremos tener un sistema electoral que nos favorece.