Blog

Enfermo, Cansado, y Todavia Votando

No me siento bien. Hoy me levanté con una fiebre y el cuerpo adolorido. Casi me siento como si tendría avispas en la garganta. Está lloviendo y hace mucho frío. Todo esto y todavía estoy en el trabajo ayudando hacer llamadas para recordarles a todos que voten. ¿Por qué hago esto? ¿Qué es lo que me motiva a salir de mi casa tan enfermo en un día como este, especialmente durante un año frustrante para nuestra comunidad?

Es precisamente el hecho de que ha sido un año frustrante, el cual me hace salir de mi casita tan cómoda y caliente. ¡Estoy cansado de recibir llamadas de personas quienes están a punto de perder a sus padres, parejas, y niños por medio de deportaciones!

Ya casi no puedo dormir, pensando en estas familias y el dolor que sienten, sabiendo que con la simple firma del presidente, tantos pueden tener algún alivio de esta crisis. Este es el presidente quien ha deportado mas gente que todos sus predecesores combinados.

Me dan rabias con nuestros congresistas quienes siguen jugando a la política en vez de pensar en lo mejor para las familias en sus distritos y nuestro país. Los dos partidos nacionales siguen pasando la pelota de lado a lado en la cancha, por no comprometerse a nada y no enojar a las corporaciones grandes quienes llenan sus bolsillos con subsidios pagados por los contribuyentes, en lo que nuestro pueblo sigue hambriento y sin trabajo.

A lo personal, ya no puedo dormir pensando en mi mami y la miseria de pagos de Seguro Social que recibe cada mes. Ni es lo suficiente para pagar sus cuentas y hacer las compras. Esta es una mujer quien junto con mi papá se sacrificaron mucho, a veces trabajando en dos o tres lugares a la vez para criar a sus 4 hijos. Gracias a ella y el ejemplo que nos mostró cuando no aceptaba injusticias, llegué a ser el hombre luchador que soy hoy. ¡Mi mami y el resto de personas de tercera edad en este país se merecen mejor!

No quiero que nadie mas sienta el dolor que sintió y sigue sintiendo mi familia, cuando perdimos a mi papi. Como muchos padres inmigrantes, el vino a este país en busca de una vida mejor. Después de muchos años, por fin logró tomar el examen de ciudadanía y lo pasó. Después de los acontecimientos del 11 de Septiembre 2001, nuestro gobierno le mandó una carta diciendo que le negarían la ciudadanía. El 17 de Agosto 2009, mi papito precioso perdió su fe en este mundo y nos dejó.

Siento un fuego en mi alma para luchar y hacer todo lo posible para mi pueblo. Necesito asegurar que nadie mas pase un día mas hambriento, sin techo, sin cuidado de salud adecuado, sin empleo, sin sueldos dignos, o sin padres.

Les invito a mis lectores pensar en sus queridos y en su comunidad y salir a las urnas en masa. Votando podemos cambiar este sistema tan dañado. Si no votamos, somos como gotas de agua, que gotean sobre la piedra que es nuestro sistema político. El cambio se demoraría. Votando podemos ser una gran cascada que cambia el panorama mas rápido y a escala mas grande. ¡Entonces, sal y vota por tu familia y comunidad!